martes, 26 de agosto de 2014

domar

Curioso que hasta el sueño me falte, y es que uno se acostumbra a domar su insomnio, cuando se está en los brazos del ser amado.