martes, 27 de abril de 2010

Confianza: territorio peligroso


Hablamos hasta el amanecer, bebiendo. Cogidos de la mano, íbamos siguiendo entre los dos las huellas de mis recuerdos, los analizamos, los reconstruimos. Hay fragmentos que yo soy incapaz de recordar. Al pisarlos, el Señor-pájaro-que-da-cuerda se aturde en silencio, bebe otros tragos más. Es un territorio peligroso. Desistimos de seguir explorándolos, nos retiramos con precaución, y avanzamos hacia terrenos más seguros.


Quiero saberlo todo sobre él. Yo no le oculto nada, se lo digo todo. Pero el Señor-pájaro-que-da-cuerda, sin palabras, niega sacudiendo la cabeza. Jamás se lo ha explicado a nadie. Durante quien sabe cuantos años lo ha mantenido como su propio y exclusivo secreto.


-Todas las cosas deben de ser contadas cuando llega el momento. Si no, uno sigue eternamente encadenado a su secreto. -


Cuando se lo digo, el Señor-pájaro-que-da-cuerda me mira como si estuviera contemplando una escena lejana. Algo emerge de sus pupilas para, acto seguido, sumergirse despacio. Tal vez piensa algo como “Yo no debo poner punto final a nada. Son ellos quienes tienen cosas que liquidar, no yo”


Finalmente dice: - Si te lo contara, acabaríamos compartiendo esta historia. ¿No es así? Pero en realidad yo no sé si esto es lo correcto. Si destapara la caja, tú te verías involucrada en esta historia ¿Es lo que me estas pidiendo? ¿Quieres saber lo que yo no he conseguido olvidar a toda costa, a costa de cualquier sacrificio?-


-Sí- le dije – Quiero compartirlo todo contigo, sea lo que sea. No quiero que me ocultes nada. Para eso somos amigos , no?-

El Señor-pájaro-que-da-cuerda toma otro sorbo. Cierra los ojos. Reina el silencio, como si el tiempo se distendiera. Él duda.


Tal vez algún día me lo cuente. Poco a poco. Pedazo a pedazo. Algunas partes de la historia estarán enseguida en movimiento, otras , permanecerán eternamente inmóviles.

viernes, 23 de abril de 2010

ergnas al rerroc ebeD (léase al revés)

Después de aquello tomé una decisión crucial. No podía continuar así, colgada toda la vida. No puedo ser como un tímido barbero que abre un agujero en el patio trasero de su casa y se asoma a su interior para confesar su secreto “*** al Señor-Pájaro-que-da-cuerda!” Si esta situación se prolonga, yo me iré perdiendo poco a poco. Todos los amaneceres y todos los atardeceres irán arrancándome un pedazo tras otro. Dentro de poco, mi existencia se habrá diluido en la corriente y yo me habré convertido en nada.

Las cosas son tan claras como el cristal

El Cristal

El Cristal

Quiero abrazar al Señor-Pájaro-que-da-cuerda, quiero que él me abrace. Yo ya he entregado todo cuanto me importaba. Ya no quiero darles nada más. Aún no es demasiado tarde.

¿y qué haré si el Señor-Pájaro-que-da-cuerda no me acepta?

En ese caso, tendré que aceptar las cosas como vengan.

Es que, cuando te disparan, sangras.

Debe correr la sangre . Debo afilar mi cuchillo y degollar un perro en alguna parte.

¿verdad que sí?

Pues sí.

martes, 20 de abril de 2010

Ni confiar, ni esperar.


Ya no espero nada de nadie,
no espero que me entiendas,
no mencionaré ni un nombre,
no creo que valga la pena.


Se que no existen amigos aunque me tengo a mi misma,
se que puedo vivir sola sin caerme en el abismo,
es el relato de cualquier historia en cualquier parte,
no confies en nadie puede fallarte,
esto solo son consejos que esta chica puede darte,
pero a partir de ahí dejo en tus manos lo de fiarte.


Son cosas de la vida, son cosas de tu historia,
cosas del día a día hay penas pero también glorias,
dias en los que vuelas dias que te caes en fosas,
en el jardín plantado hay mala hierba y también rosas

Y es que son cosas de la vida, capítulos de mi historia,
aquel cuento de hadas se convirtió en más pena que gloria,
en escoria derramada, llantos sobre una almohada,
porque desgracia me aclama y me acompaña hasta la cama.



Engañate vive empeñado en decir que la vida es bella,
pasan horas, dias, meses, años y aun confias en ella,
el daño ya pasó vive el hoy o perderás el mañana,
esta es la historia de alguien que ya no confía en nada.



lunes, 19 de abril de 2010

22:31 Un capítulo menos.


-Oye- dijo el Chico Hórreo - ¿puedo abrazarte?

-¿Quieres abrazarme?

-Sí-

Mientras la Chica Imantada dudaba que responder, el Chico Hórreo alargó el brazo y le asió la mano. La palma de su mano aún seguí fría al tacto. Una mano suave , pero helada. Después intentó rodear su espalda con ambos brazos, la Chica Imantada lo evitó.


Poco después , la Chica Imantada comenzó a temblar. Él pensó que lloraba. Pero, al parecer no podía derramar lágrimas. Rodeó los hombros de la Chica Imantada, y la atrajo hacía sí. La Chica en aquel momento era algo así como un gatito aferrado a la rama de un pino.


-Solo un poco- dijo ella –Solo un momento.-


El tiempo transcurría a través del silencio.

“Pero, aunque pensara eso, mi corazón y mi cuerpo son dos cosas distintas ¿me entiendes? El hecho en sí de que el Chico Hórreo me acariciara de ese modo, hacía que una parte de mí , se sintiera incluso contenta. Pero por más que mi mente pensara de ese modo , mi cuerpo lo rechazaba. No podía aceptarlo. Yo solo sentía excitados el corazón y la mente , el resto era pura reacción fisiológica. Es triste pero yo no podía hacer nada. Como es natural, el Chico Hórreo no se dio cuenta. (o sí?) "

Intenté explicárselo. Que no lo estaba rechazando. Que simplemente no podía hacerlo. Que después de que sucediera aquello , 15 años atrás, no había podido entregarme a nadie en este mundo. Que era algo que no dependía de mí, que se había decidido en otra parte.

Pensé si podría hacer algo por él, al menos físicamente. Más no me atreví a preguntar. Pero eso no era lo que el Chico Hórreo necesitaba. Yo lo sabía.

Me besó en la frente y me dijo que lo sentía.

En aquél momento pensé en algo que jamás me atreveré a decir. O al menos eso quiero creer.


-No te preocupes por nada. Sigo queriendo que estés a mi lado.-


Áquel día se cerró un capítulo que había estado abierto por años.


domingo, 18 de abril de 2010

La realidad y el caos.

En nuestro mundo, “lo que sabemos” y “lo que no sabemos”, coexisten en una nebulosa, fatalmente unidos, como siameses.


Caos.
Caos.


¿Quién demonios puede distinguir el mar de lo que en él se refleja? ¿Puedes tú distinguir entre la lluvia que cae y la soledad?

Así pues, renuncio con orgullo a separar el conocimiento del desconocimiento. Este es mi punto de partida. Un terrible punto de partida para ti, tal vez. Pero las personas necesitan partir de algún punto. ¿No es así?


Pero ya les he mencionado antes que dentro de nosotros coexisten inveitablemente “lo que (creo que) sé” y “lo que no sé”. A la mayoría de la gente le conviene vivir levantando una barrera que las separe. Por que es más cómodo, más práctico. Pero yo , simplemente he quitado esa barrera. Por que no he podido evitarlo. Por que no me gustan las barreras. Por que yo soy así.


Retomando el ejemplo de los siameses, para que una persona logre que “lo que (cree que) sabe” y “lo que no sabe” coexistan en paz, necesita una hábil estrategia. Y esta consiste en pensar. En otras palabras, en aferrarse a algo. De otro modo, no lo dudes, emprenderás un estúpido e irremediable –rumbo al desastre-.


Una pregunta.


¿Qué debe de hacer una persona para evitar el choque, si no piensa en serio . ¿es difícil? Que va!


C’est simple.


Lo que se debe hacer es soñar.


Soñar y soñar.


Entrar en el mundo de los sueños y no salir de él. Vivir allá eternamente. Por que en los sueños no necesitas hacer distinciones. No lo necesitas en absoluto. En primer lugar, en los sueños no hay fronteras. Y por lo tanto, apenas hay colisiones. Y , aunque las hubiera, no dolería.

La realidad es distinta.
La realidad muerde.
La realidad.
La realidad.

domingo, 11 de abril de 2010

La primera cosa.



-Saldrá bien. Ya lo verás- dijo la Chica imantada- Lo sé . Será la primera cosa en mi vida que me salga bien. -


El Señor-Pájaro-que-da-cuerda la miró, una mujer rota en la penumbra con lágrimas en los ojos, y no deseó otra cosa en el mundo que poder devolverle lo que nunca había tenido.

Conocer (Desconocer)

Pensándolo bien, mi regla básica al escribir ha sido siempre esta: plasmar por escrito lo que (creo que) conozco como si “no lo conociera” . Pensar: 'Ah! Esto ya lo sé! No vale la pena escribir sobre eso! ' sería mi fin.

Quizás eso no me lleve a ninguna parte. Te daré un ejemplo: si pienso (o piensas) , con toda la seguridad del mundo de alguien que te rodea: > tal vez termines jodido.

Detrás de lo que creemos conocer de sobra se esconde una cantidad equivalente de desconocimiento.

La comprensión no es más que un conjunto de equívocos.

Esta ( y que quede entre nosotros) es mi simple manera de conocer el mundo.

martes, 6 de abril de 2010

Conciencia de Inadaptación ó El Desfase de Escribir.

Tengo una inmensa cantidad de textos. Pero , confianza en “poder expresarme bien” ¿la habré tenido alguna vez en la vida? Tal vez solo escribía por que no podía estar sin escribir.



Ha sido así desde mi infancia. Cuando no entiendo algo, recojo, una tras otra, las palabras esparcidas a mis pies y formo frases. Si no funciona , vuelvo a mezclar las palabras y las ordeno otra vez dándoles una forma distinta. Tras repetir varias veces esto, soy capaz de pensar (o al menos acercarme) como el resto de los mortales. Escribir jamás me ha parecido duro o pesado. No pretendo ser buena , ni siquiera me esfuerzo en serlo. Igual que otros niños recogían piedras o coleccionaban autos a escala, yo escribía con entusiasmo. Con la misma naturalidad con la que respiraba , escribía una frase tras otra . Y pensaba.

Quizás creas y me digas que seguir todo ese proceso cada vez que tienes que pensar algo sea una pérdida de tiempo , y que es muy lento llegar a una conclusión. O quizá no lo digas. Pero sí, de hecho, se tarda tiempo, aunque con el paso de los años aprendí a hacer de mi cerebro un papel y de mi mente un lápiz,y va , que ahora lo hago en un santiamén.

A pesar de que en primaria creían que incluso era rara. La conciencia de inadaptación que me daba ese desfase , había decrecido considerablemente al término de la primaria. Había aprendido, hasta cierto punto, cómo adaptarme al mundo circundante. Pero aquel desfase permaneció en mi interior hasta después de cortar mis relaciones con la sociedad.

Por que ahora, tomo conciencia de mi identidad en forma de palabras.

En cuanto a lo de la inmensa cantidad de textos, los hacía o hago de manera casi diaria, como si fuese cortando , yo sola, con determinación, la hierba de una enorme pradera que crece sin parar. Un día aquí, otro allá, y cuando regreso al punto de inicio , esta tan alta como al principio.

Lástima , que la mayoría de ellos terminen en la basura.

Sin embargo, después de conocerte, casi dejé de escribir.



Pero tengo la impresión de que hay algo más.

Intentaré de pensar de manera más simple.

Simple.

Simple.


sábado, 3 de abril de 2010

Cuando te disparan....sangras.



Hace tiempo, ví la entrevista del elenco de una película, una periodista levantó la mano y preguntó “¿y que necesidad hay de mostrar tanta sangre?” .


Uno de los actores contestó “Pero, señora , es que, cuando te disparan , sangras” La película se filmó en plena guerra de Vietnam.


Me gusta esa frase. Probablemente por que creo que es uno de los principios básicos de la realidad. Aceptar las cosas difíciles de desentrañar, como cosas difíciles de desentrañar, aceptar el hecho de sangrar. Disparar y sangrar.


Es que cuando te disparan, sangras.


Era justamente por eso , por lo que yo escribía. Pienso , abstractamente en un feto ciego llamado comprensión , que flota en un líquido amniótico opresivo y vacío llamado incomprensión. Tal vez esta es la razón por la que mis escritos se alarguen sin medida o nunca se completen. Que se me escapen de las manos. Yo aún no puedo comprender esto. Ni técnica , ni moralmente.

Pero todo lo que escribo en el blog, no es una novela. ¿Cómo podría llamarlos? …En suma, sólo son frases. No necesito pulirlas. Es como si pensara en voz alta. No tengo aquí ningún deber moral. Yo…, pues sí, yo solo estoy pensando. Pasé 3 años sin pensar en nada y tardé mucho en volver a hacerlo.

Pero ahora estoy pensando. Seguiré haciéndolo (a veces hasta el amanecer).

viernes, 2 de abril de 2010

sojeL (léase al revés)

Y cada noche
entre las tumbas
por entre los cadáveres
Se escucha el canto de las sirenas
que viene desde una tierra distante
Yo, mortal, perdida y errante
Vengo a tu tumba amor mio
Para que deje de latir este corazón palpitante...

(Llévame lejos contigo, donde el amor sea eternidad y la muerte....un instante. )