domingo, 25 de septiembre de 2011

amor viene y va.

Pienso en las veces que mentí sin saber por qué,
en aquella primera vez que creí estar enamorado,
encadenado a una figura y deslumbrado.

Iluminado en sensaciones de avalancha,
enseguida fui olvidado en una cama fría y ancha...
Punzadas en mi tórax...
Horas de llorar a solas...
Olas del primer amor
que en esta orilla se evapora.
En estos tiempos de huida, el amor viene y va.
Cuando todo está perdido, otra luz vendrá.
Matará el frío sombrío de la soledad.
Alcancé la paz con la soledad de aliada,
porque antes de sentir dolor, mejor no sentir nada...
Hasta que un hada apareció de repente en mi mente
iluminando un corazón inerte.
Me habló y me dijo que él nunca se va para siempre,
que el amor camina libre como el alma de la gente,
que no entiende de añoranzas ni lamentos,
que sólo vuelve cuando siente que llegó el momento.
Ahora sé que el amor fuera de nosotros sólo es viento.
Necesita de un cuerpo donde hallar cobijo y tiempo
para madurar mientras nos murmura
voces de luz pura e infinita que invitan a levitar.
Pero es caprichoso y marcha en busca de aventura
dejando el alma desnuda en manos de la locura.
Sólo nos queda esperar,
jugar con la soledad a oscuras...
Hasta que llega otra figura que nos cura.

binomio

Binomio,
todo trae su ángel y su demonio.


Dividido territorio,
vivo entre el amor y el odio.


Ven a mis noches de insomnio
frente a otro folio,
un nuevo espisodio
a vida o muerte en mi escritorio.


Es verdad que los contrarios se complementan,
que unos son felices y otros se lamentan,
que no encuentran su lugar en esta vida insípida
de soles en estampida y lunas gélidas.

Es asombroso ver como el binomio humilla al poderoso
y otorga al débil la fuerza de cien colosos.

Por eso lo admiro,
él nos llena de sentido
cuando cura a los heridos
y despierta a los dormidos.

Así de forma súbita
la maldad es bendita,
la fealdad bonita
y el silencio grita fuerte.

Binomio es el beso que sabe a muerte,
el golpe (pero de suerte),
el paso para perderte
y la inercia para encontrarte.

Cerrar los ojos y así verte.

Apaga las luces, no soporto que me veas llorar
porque has insinuado que me falta dignidad.
A escondidas busco otro disfraz
y mil posturas que ensayar.

Olvidas que caíste,
y ahora es imposible deshacer lo que me hicíste.
¿Y ahora qué piensas hacer?
Soy nulo y tú distante, y ya nada es como antes.
He malvendido mi identidad,
¿quién va a humillarse con mi intensidad?
Los amantes y los dementes poseen cerebros tan bulliciosos, fantasías tan reales, que perciben más de lo que la razón podrá comprender nunca. El lunático, el amante y el poeta estan creados de imaginación. Uno de ellos ve más demonios de lo que el vasto infierno puede contener. Ése es el loco. El amante, como cualquier fanático, ve la belleza de Helena en la cima de Egipto... 

Estamos hablando de percepciones, amigos. ¿Nos vemos realmente los unos a los otros tal y como verdaderamente somos o sólo vemos lo que queremos ver? La imagen distorsionada por nuestras lentes personales.

Hoy he perdido a alguien... Y lo más gracioso es que ni siquiera sabía quién era.

los colores de una sombra

¿No ves que lo nuestro es raro?

Sigue intacto en mil pedazos
y no logra romperse.


Tanto hablar del fin
que ahora apenas duele.

¿No ves que si hemos perdido
hemos ganado historias que contar?

Recuerda que si caímos en picado
es porque a veces fuimos nubes con la mente.

Creo que voy a empezar a romperme.
Y ya no me importa que mire la gente.

Te he dedicado líneas sin sentido,
líneas que sin puntos son abismos.

Te podrías asomar.
Sin dudar dudaría de tí.

¿Comprenderás si te hablo así...?
¿Te ofenderás...?

Lo conseguí...
Ya no eres más que sombras.

Y antes que te vayas, vas a contemplar.
He hecho algunos cambios, te sorprenderán.

Ya no hay confusión
ya que el rencor duerme ahora en un desván.

He tirado bolsas llenas de ansiedad
y aquellos defectos que uno guarda por guardar.

Ya no sé quien soy,
tan sólo sé que hay más luz de la habitual.

Fue mi última bobada de adolescente,
tú ahora buscas novedad.

* * * * * * * *

el camino hacia el olvido

El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere del olvido.
***
Este es el desenlace final, la conclusión, el resultado. El viaje ha concluido y el tiempo se ha agotado. Tras el largo camino, es aquí donde acabamos todos tarde o temprano.
Nadie ni nada se salva. Aquí es donde se extingue el amor, donde muere el odio, al igual que la simpatía y la lealtad, que se consumen unidos al orgullo y la falsedad.

-Es el final del viaje, ¿estás listo? -le preguntó.
-No... La verdad es que no.

Los gestos románticos son raros.
Son tiempos modernos
que se burlan de lo tierno
y se distancian de lo eterno.

Acostumbraos, sufrid por ello.
Yo fui creado en el destello
de un amor forjado desde lo más bello.
No llegarás a conocerme
ni aunque vivas mil años
y el cielo se postre a tus pies.

Pero si viviera una vez más,
me volvería a equivocar otra vez.
No te quepa duda,
hasta la locura
y hasta el dolor.
He estado fuera de mí tanto tiempo...
Tanto tiempo sin llorar que ya no sé hacerlo.
Espero el bus en la parada de tus carcajadas, pero lo pierdo.
Como ese último día que te fuíste casi lloviendo.

Si ves que estoy manso, me domas.
Si ves que no te entiendo, háblame en mi idioma.
Toma en broma todo lo que diga que te asuste
y toma en serio todo lo que tenga que te guste.

tiempo del tal vez.

No sé si es usted la misma que cuando eras tú.
Yo no he cambiado. Aún sigo siendo igual de complicado.
Sé que ha pasado algún tiempo,
y sé que no he llorado desde entonces sentimientos.

Pasado Julio parecía que el tiempo no avanzaba,
pero pasaban los días aunque no pasara nada.
Pasaba algo por dentro de mi cuerpo
y desde entonces he vivido como si estuviera muerto.
Lo siento.
Tal vez es demasiado tarde
para volver a ser cobarde.
Tal vez es demasiado tarde... o pronto
para volver a hacer el tonto.

Refugio en el bar.

Busqué la pequeña y antigua taberna, en la que nada había cambiado desde mi primera estancia en esta ciudad hace unos tres años, también la tabernera, los meseros y los de seguridad eran todavía los de antes. 

Ciertamente que era sólo un refugio como, por ejemplo, el de la escalera junto a la araucaria; aquí tampoco encontraba yo hogar ni comunidad, sólo hallaba un lugar de observación, ante un escenario, en el cual gente extraña representaba extrañas comedias; pero al menos este lugar tenía en sí algo de valor: no había muchedumbre, ni mesas de madera sin tapete (¡ni mármoles, ni porcelona, ni peluche, ni latón dorado!), y ante cada uno, un buen vaso, un buen vino fuerte.

Quizás   también eran mozos solitarios y descarrilados como yo, tranquilos y meditabundos bebedores, de quebrados ideales, lobos de la estepa y pobres diablos ellos también; yo no lo sabía.

De cada uno de ellos tiraba hacia aquí una nostalgia, un desengaño, una necesidad de compensación; el casado buscaba la atmósfera de su época de soltero, el viejo funcionario, la reminiscencia de sus años de estudiante; todos ellos eran bastante taciturnos, y todos eran bebedores y preferían, lo mismo que yo, estar aquí sentados ant un tarro de cerveza escuchando un rock del de antes. 
Hoy he dedicado buen rato a leer las entradas anteriores de este, mi blog. En verdad que no he parado de llorar, por que como, quienes han leído varias de las entradas, el Señor-pájaro-que-da-cuerda es el o uno de los personajes más importantes , comenzó siendo creado por alguna persona que yo amé, por que lloro?

Por que han pasado los años y las historias en todas y cada una donde él aparece, han sido como un ciclo repetitivo, he llegado a la conclusión....

Que el Señor-pájaro-que-da-cuerda , es la representación de todos y cada uno de los hombres que he amado a lor largo de estos años....

Qué triste que ya sé en que acaban todas estas historias...

sábado, 17 de septiembre de 2011

-No quiero regresar a casa- dijo ella con la mirada baja.

-Qué no se supone que él esta ahi?- preguntó Pyotr mientras terminaba de recoger la mesa.

-Exactamente por eso, él esta ahi-

-No puedo creer lo que acabas de decir, yo estoy bastante seguro que en verdad estas feliz, o no?- dijo sonriéndole en complicidad -No es acaso que te has enamorado de él Quién sabe igual y él también tiene sen....-

Fue interrumpido por el puño de la chica contra la mesa.

-Detente, es suficiente. No digas más esas cosas, realmente duele, sabes? Tú más que nadie debería saberlo -

Otra vez se enfrentaba , siempre en el mismo punto, ese punto donde ya no había nada en lo cual creer.