miércoles, 18 de febrero de 2009

El Punto de Vista de La Chica Imantada.

Y,señor pájaro-que-da-cuerda, ahora viene lo dificil de explicar.
No estoy segura de lograrlo.

Allá voy. Es que me he puesto a llorar de repente. Si se tratara de un guión de película, pondría: " La Chica Imantada, sin previo aviso, se cubre la cara con las manos y rompe a llorar" . Pero no te asustes. No te lo había dicho hasta ahora pero en realidad no soy una llorona empedernida. Muy rara vez lloro. Normalmente (cuando llega a suceder), lloro un rato, y entonces paro pensando: "Va,ya es suficiente". Enseguida lloro, y puedo dejar de llorar al instante.Pero hoy no podía parar de llora. No he podido parar de ninguna manera, como si un tapón se hubiera salido de su sitio. Ni yo misma sabía por qué lloraba, de modo que no había manera de parar. Las lágrimas se derramaban de forma inevitable,sin cesar, como la sangre brota por una gran herida. He derramado muchísimas lágrimas, tantas que casi cuesta creerlo. Me preocupada seriamente acabar deshidratandome, secarme y convertirme en una momia.

Las lágrimas goteaban produciendo ruido, una tras otra , en el hcarco blanco del claro de luna y eran abosrbidas por él. Las lágrimas , mientras caían, se bañaban en la luz de la luna y brillaban hermosas como un cristal. Y he visto que mi sombra también derramaba lágrimas. Incluso se veía nítida , la sombra de las lágrimas. Señor pájaro-que-da-cuerda ¿has visto alguna vez la sombra de una lágrima? Las sombras de las lágrimas no es una sombra cualquiera. Es muy distinta. Viene de un mundo lejano especialmente para nuestros corazones. O tal vez no. Quizá las lágrimas que derrama la sombra son las auténticas y las que derramo yo , son solo la sombra. Lo he pensado entonces.Oye, Señor pájaro-que-da-cuerda , seguramente no lo entenderás . Pero cuando una chica de 18 años, derrama lágrimas a media noche bañada por el claro de la luna, puede ocurrir cualquier cosa. Es así.

2 comentarios:

  1. Sólo los enamorados siguen su dúo amoroso sin advertir cómo la muerte juega ya el contrapunto a su ciega melodía”

    ResponderEliminar