domingo, 14 de junio de 2009

Hora del té.




Señor-pájaro-que-da-cuerda , tú sabes que me da horror olvidar, hay veces que siento que si no me cubro los oídos , todos estos recuerdos se me saldrán, que si no me tapo los ojos me explotarán y saldrán como la sangre. Me entiendes?


(Un ser humano es como una máquina, en cualquier momento puede fallar y todo lo que atesorabas en tu mente se pierde)


Yo no quiero perder nada de esto ...


(Niña, hay veces que no logro entenderte, será por que la oscuridad que cae como lluvia sobre mi , me impide hacerlo?)


Yo creo que es por que ansias algún tipo de horror en tu entorno.


(Puede decirse así, recuerdas mi museo? Aquél donde te llevé, donde guardo losas de cemento negras, segmentos de curces, icono religiosos quemados, tablas inscritas con diversos alfabetos, platos rotos, losas de tumbas, aunque ya sabes no todo es viejo , tenía algunos circuitos viejos, muñecas de plástico sin rostro y otros objetos que muchas personas, excepto tú no tuvieron el estómago para investigar)


Esa es tu avenida de la paz interna... TU paz interna... son los restos de los lugares que has visitado.


(Niña, tienes una visión fascinante, perturbadoraq de hecho, la encuentro insoportablemente conmovedora, más desgarradora que las garras de Shakespeare.)


Esa es la verdadera sustancia de nuestro mundo ¿No es verdad? Esta fractura...


(Así es, y tú me has aceptadoa pesar de que sabes que quienes se topan conmigo eventualmente sufren desgracias...)


Señor-pájaro-que-da-cuerda, no digas tonterias , no creo que nos hemos topado por casualidad. Ven, es tarde ya y el Hombre de las Cien Cartas nos espera para el té.

1 comentario:

  1. Hola! me gust ucho tu blog :) y esta entrada mas. bueno aun me falta leer muchas, jaja, pero me gustó.

    ResponderEliminar