miércoles, 24 de febrero de 2010

A punto de caer. (O no.)


Fuese coincidencia o no, la existencia del “Señor-Pájaro-que-da-cuerda” tenía una importancia fundamental en la historia de la Chica Imantada.


Era el chirrido de aquel pájaro, el encontrarse con él, que solo oían unas cuantas personas especiales , lo que las guiaba hacia una ruina inevitable.


Las personas eran como muñecos,a los que se les había dado cuerda por la espalda y puesto encima de la mesa , condenados a seguir un camino que no habían elegido, obligados a avanzar en esa dirección. Casi todos los que habían oído el chirrido o se habían encontrado con él, habían sufrido la ruina y la perdición.


Muchos habían muerto.


Habían caído por el borde de la mesa.


Y entonces miré al Señor-Pájaro-que-da-cuerda, y le pregunté con la mirada si yo también he de caer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario