jueves, 4 de marzo de 2010

Mitos y Creencias ó El Cuento de la Religión 3

Al termino de mi informe pericial sobre creencias y mitos del ser humano, el Chico Espejo se pronunció positivamente.

--Creo que has hecho una excelente labor de síntesis . No has encontrado la proverbial aguja en el pajar , pero has comprendido que lo único que en realidad importa en toda la montaña de paja es un condenado alfiler y que lo demás es alimento para los asnos. Hablando de eso… ¿te gustan las fábulas?

-De niña, un par de meses , soñé con ser Esopo.

-Todos abandonamos grandes esperanzas por el camino.

-Que querías ser tu de niño, Chico Espejo?

-Dios

Su sonrisa como de chacal borró la mía de un plumazo.

-Chica Imantada, las fábulas son posiblemente uno de los mecanismos literarios más interesantes que se han inventado. ¿Sabes lo que nos enseñan?

-¿Lecciones morales?

-No. Nos enseñan que los seres humanos aprenden y absorben ideas y conceptos através de narraciones, de historias , no de lecciones magistrales o de discursos teóricos. Eso mismo nos enseña cualquiera de los grandes textos religiosos. Todos ellos son relatos con personajes que deben de enfrentarse a la vida y superar osbtáculos, figuras que se embarcan en un viaje de enriquecimiento espiritual atraves de peripecias y revelaciones. Todos los libros sagrados son , ante todo, grandes historias cuyos tramas abordan la naturaleza humana y los situan en un contexto moral y un marco de normas sobrenaturales determinados. He preferido que pasaras una miserable semana leyendo tesis , discursos, opiniones, para que te dieras cuenta de que no hay nada que aprender de ellos, por que solo son argumentos fallidos, para intentar aprender a su vez. Se acabaron las clases de cátedra. A partir de hoy quiero que comiences a leer a los hermanos Grimm, las tragedias de Esquilo, el Ramayanna o las leyendas celtas. Tu misma. Quiero que analices como funcionan estos textos, que destiles su esencia y por qué provocan una reacción emocional.

-Pensaba que eramos diferentes, y no podíamos cometer el pecado de creer en nada.

El Chico Espejo sonrió , enseñando los dientes .

-Sólo se puede convertir a un pecador, pero nunca a un santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario