lunes, 19 de abril de 2010

22:31 Un capítulo menos.


-Oye- dijo el Chico Hórreo - ¿puedo abrazarte?

-¿Quieres abrazarme?

-Sí-

Mientras la Chica Imantada dudaba que responder, el Chico Hórreo alargó el brazo y le asió la mano. La palma de su mano aún seguí fría al tacto. Una mano suave , pero helada. Después intentó rodear su espalda con ambos brazos, la Chica Imantada lo evitó.


Poco después , la Chica Imantada comenzó a temblar. Él pensó que lloraba. Pero, al parecer no podía derramar lágrimas. Rodeó los hombros de la Chica Imantada, y la atrajo hacía sí. La Chica en aquel momento era algo así como un gatito aferrado a la rama de un pino.


-Solo un poco- dijo ella –Solo un momento.-


El tiempo transcurría a través del silencio.

“Pero, aunque pensara eso, mi corazón y mi cuerpo son dos cosas distintas ¿me entiendes? El hecho en sí de que el Chico Hórreo me acariciara de ese modo, hacía que una parte de mí , se sintiera incluso contenta. Pero por más que mi mente pensara de ese modo , mi cuerpo lo rechazaba. No podía aceptarlo. Yo solo sentía excitados el corazón y la mente , el resto era pura reacción fisiológica. Es triste pero yo no podía hacer nada. Como es natural, el Chico Hórreo no se dio cuenta. (o sí?) "

Intenté explicárselo. Que no lo estaba rechazando. Que simplemente no podía hacerlo. Que después de que sucediera aquello , 15 años atrás, no había podido entregarme a nadie en este mundo. Que era algo que no dependía de mí, que se había decidido en otra parte.

Pensé si podría hacer algo por él, al menos físicamente. Más no me atreví a preguntar. Pero eso no era lo que el Chico Hórreo necesitaba. Yo lo sabía.

Me besó en la frente y me dijo que lo sentía.

En aquél momento pensé en algo que jamás me atreveré a decir. O al menos eso quiero creer.


-No te preocupes por nada. Sigo queriendo que estés a mi lado.-


Áquel día se cerró un capítulo que había estado abierto por años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario