martes, 6 de abril de 2010

Conciencia de Inadaptación ó El Desfase de Escribir.

Tengo una inmensa cantidad de textos. Pero , confianza en “poder expresarme bien” ¿la habré tenido alguna vez en la vida? Tal vez solo escribía por que no podía estar sin escribir.



Ha sido así desde mi infancia. Cuando no entiendo algo, recojo, una tras otra, las palabras esparcidas a mis pies y formo frases. Si no funciona , vuelvo a mezclar las palabras y las ordeno otra vez dándoles una forma distinta. Tras repetir varias veces esto, soy capaz de pensar (o al menos acercarme) como el resto de los mortales. Escribir jamás me ha parecido duro o pesado. No pretendo ser buena , ni siquiera me esfuerzo en serlo. Igual que otros niños recogían piedras o coleccionaban autos a escala, yo escribía con entusiasmo. Con la misma naturalidad con la que respiraba , escribía una frase tras otra . Y pensaba.

Quizás creas y me digas que seguir todo ese proceso cada vez que tienes que pensar algo sea una pérdida de tiempo , y que es muy lento llegar a una conclusión. O quizá no lo digas. Pero sí, de hecho, se tarda tiempo, aunque con el paso de los años aprendí a hacer de mi cerebro un papel y de mi mente un lápiz,y va , que ahora lo hago en un santiamén.

A pesar de que en primaria creían que incluso era rara. La conciencia de inadaptación que me daba ese desfase , había decrecido considerablemente al término de la primaria. Había aprendido, hasta cierto punto, cómo adaptarme al mundo circundante. Pero aquel desfase permaneció en mi interior hasta después de cortar mis relaciones con la sociedad.

Por que ahora, tomo conciencia de mi identidad en forma de palabras.

En cuanto a lo de la inmensa cantidad de textos, los hacía o hago de manera casi diaria, como si fuese cortando , yo sola, con determinación, la hierba de una enorme pradera que crece sin parar. Un día aquí, otro allá, y cuando regreso al punto de inicio , esta tan alta como al principio.

Lástima , que la mayoría de ellos terminen en la basura.

Sin embargo, después de conocerte, casi dejé de escribir.



Pero tengo la impresión de que hay algo más.

Intentaré de pensar de manera más simple.

Simple.

Simple.


No hay comentarios:

Publicar un comentario