martes, 15 de junio de 2010

La Princesa del ático.

La madre de la Princesa del ático leía las cartas de su padre en voz alta, tratando de disimular el llanto , pero más tarde cuando su madre se marchaba , la Princesa del ático le insistía al Niño Péndulo que las leyese de nuevo , enteras, con todas y cada una de las palabras que marcaban poco a poco el final de su padre. Nadie la vio nunca derramar una lágrima , ni cuando dejaron de recibir correspondencia de su padre, haciendo suponer lo peor.

-él sabía desde el principio lo que iba a pasar- explicó la Princesa del ático Permaneció al lado de sus amigos por que pensaba que era su obligación. Le mató la lealtad a gentes que, cuando les llegó la hora, lo traicionaron. Nunca te fies de nadie , Chica Imantada, especialmente de la gente que admiras. Ésos son los que te pegarán las peores puñaladas .

Ella pronunciaba esas palabras con una dureza y frialdad que parecía haberse formado en años de secreto y sombra. Me perdí en su mirada de porcelana , ojos sin lágrimas ni engaños, escuchándola hablar de cosas que por entonces yo no entendía. La Princesa del ático describía personas, escenarios, y objetos que nunca había visto con sus propios ojos con un detalle y precisión catedráticos.su idioma eran las texturas, los ecos, el color de las voces, el sonido de los pasos y todo aquello que para nosotros era tan cotidiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario