domingo, 11 de julio de 2010

Distinta.


Con todo., jamás volveré a ser la misma.

A partir de mañana seré una persona distinta. Pero nadie de los que me rodean se dará cuenta de que he regresado a la ciudad transformada en otra. Porque exteriormente nada habrá cambiado.

Pero, algo dentro de mí ha quedado convertido en cenizas, ha desaparecido.

Ha corrido la sangre. Dentro de mí , algo, alguien, se irá. Con la mirada baja, y sin decir palabras, la puerta se abrirá y asi de fácil también cerrará. La luz se va a apagar.


Para mí, tal y como soy ahora…. Hoy es mi último día. Este es mi último atardecer. Cuando amanezca, yo, tal como soy ahora, ya no estaré aquí. Una persona distinta habrá ocupado mi cuerpo.


1 comentario:

  1. Los recuerdos son pasados,
    fríos revoltosos,
    tristes y penitentes,
    sordos e in sinuosas memorias
    del ayer,
    de mi razón vienen y van
    suben y bajan,
    restando tu un bello resplandor,
    frente al tiempo
    los locos pasitos del tic tac del reloj
    que me elevan de mi condición inerte,
    para tratar de volverte a ver,
    sigo soñándote
    en el tiempo que se pasa…

    ResponderEliminar