domingo, 1 de agosto de 2010

Amanecer.

En la cama mantengo un momento los ojos cerrados, después los abro. Aspiro y espiro en silencio. Voy a pensar en algo, después intentaré no pensar en nada. Sin embargo entre una cosa y la otra , no hay una gran diferencia. No puedo distinguir una cosa de la otra , lo que existe de lo que no existe. Miro por la ventana. El cielo se vuelve blanco , las nubes corren , los pájaros cantan, nace un nuevo día para apropiarse de las conciencias de todos los que vivimos en este planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario