jueves, 12 de agosto de 2010

Fuertemente débil.

Después de un rato de estar charlando , la escuchó decir:
-Es que tu eres una persona psicológicamente fuerte-
-¿Quién? ¿Yo? –
La Chica Porcelana asintió.
-A mi me parece que tienes las cosas muy claras-
La Chica Imantada negó con la cabeza.
-¡Qué va! ¡Pobre de mí! Ni una cosa ni otra. Cuando era pequeña no tenía la menor confianza en mi misma, era muy tímida. Y en la escuela por eso, los niños se metían siempre conmigo. Era un blanco fácil.A veces aún conservo dentro de mí todas esas sensaciones –
-Pero con el paso del tiempo, esforzándote , has conseguido mantenerlas a raya …no? Esos recuerdos odiosos-
-Cada vez más- admitió la Chica Imantada – Poco a poco. Soy de ese tipo de personas , de las que se esfuerzan. –
-¿Esas que van siguiendo su camino, solas, peleando día con día? –
-Sí-
-Pues a mí me parece admirable ser capaz de hacer algo así-
-¿De esforzarse?-
-De ser capaz de esforzarse –
-¿Aunque no ganes nada con ello? –
La Chica Porcelana solo sonreía, sin contestar.
La Chica Imantada reflexiona sobre lo que había dicho la Chica Porcelana y siguió hablando:
-Creo que, poco a poco , invirtiendo mucho tiempo,me he ido creando un mundo propio. Y cuando estoy en él, yo sola, me siento hasta cierto punto tranquila y segura. Pero el hecho de haber tenido que construirme este mundo significa, en sí mismo, que yo soy una persona débil, frágil , ¿no?-

No hay comentarios:

Publicar un comentario