jueves, 18 de noviembre de 2010

ereum, ama euq lE (léase al revés)

No hay cielo eterno

tras la muralla de los condenados

Ni consuelo en el pecho de las virgenes

Por que el que ama muere

entre caricias que carcomen el aliento

y desgarran los ojos cual feroces demonios

de las más profundas tinieblas

Que te arrancan el corazón de tajo

y convertido en fuego eterno

perdura entre las sombras de una eterna decepción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario