miércoles, 8 de diciembre de 2010

alcohol insusual,


Entonces el Señor-pájaro-que-da-cuerda miró a la Chica Imantada , detrás de esa cabellera ahora ya larga que se alborotaba con el frío viento.


-Te pasas el tiempo curando a la gente , pero ahogas tus heridas en el alcohol de tus propias lágrimas.-


Ella se limitó a ver el cielo, por que sabía que él tenía rázón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario