domingo, 19 de diciembre de 2010

No necesitada.

Cuando llegué a casa, en el correo no había ningún e.-mail de importancia, solo publicidad, en ninguno de mis 3 celulares tampoco había ninguna llamada , mucho menos algún mensaje. Por lo visto nadie me necesitaba. Perfecto. Yo también desearía no necesitar a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario