martes, 1 de febrero de 2011

Después de perseguir por mil días al sol, de preguntarle a los sabios y esconderme entre los muertos , de romper mis piernas de tanto correr, alzo mi vista al cielo , y mi alma descansa por que ya no te necesito lo suficiente para buscarte.... por que te he perdido con el último eclipse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario