lunes, 11 de abril de 2011

Débil.


Nuna me había sentido así - dije yo con un hilo de voz- No me interesa nada. Es como si estuviera perdiendo una parte de mi misma. Aunque intento animarme, solo me pongo aún más ansiosa por que no lo consigo. Por las noches no dejo de darle vueltas. No me queda dentro el más mínimo arresto, y eso no me había pasado nunca. Ni siquiera soy capaz de sentir odio. Me he convertido en una persona débil pero cuando la gente a mi alrededor se dé cuenta de que estoy volviendome débil de verdad, me perderan el respto y yo me iré apagando ..... y no puedo soportar esa idea.

Es como si la energía que siempre he desprendido de mi cuerpo ...estuviera comenzando a desvanecerse. -

-Escúchame, Chica imantada. Si has tenido fuerzas para contarme todo esto, también las tienes para salir adelante- dijo el Señor-Pájaro-que-da-cuerda.

Yo , dirigí una mirada recelosa hacia el techo.

-Espero que sea verdad-

Me volví hacia él. No había rastro alguno de mentira en mis ojos , nítidos como el cristal, que tantas veces lo habían mirado, sino una luz inmutable y profunda que parecía celebrar la eternidad.

-Claro que lo es-

No hay comentarios:

Publicar un comentario