domingo, 25 de septiembre de 2011

binomio

Binomio,
todo trae su ángel y su demonio.


Dividido territorio,
vivo entre el amor y el odio.


Ven a mis noches de insomnio
frente a otro folio,
un nuevo espisodio
a vida o muerte en mi escritorio.


Es verdad que los contrarios se complementan,
que unos son felices y otros se lamentan,
que no encuentran su lugar en esta vida insípida
de soles en estampida y lunas gélidas.

Es asombroso ver como el binomio humilla al poderoso
y otorga al débil la fuerza de cien colosos.

Por eso lo admiro,
él nos llena de sentido
cuando cura a los heridos
y despierta a los dormidos.

Así de forma súbita
la maldad es bendita,
la fealdad bonita
y el silencio grita fuerte.

Binomio es el beso que sabe a muerte,
el golpe (pero de suerte),
el paso para perderte
y la inercia para encontrarte.

Cerrar los ojos y así verte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario