domingo, 25 de septiembre de 2011

No llegarás a conocerme
ni aunque vivas mil años
y el cielo se postre a tus pies.

Pero si viviera una vez más,
me volvería a equivocar otra vez.
No te quepa duda,
hasta la locura
y hasta el dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario