sábado, 5 de noviembre de 2011

El Hombre de las Mil Cartas se acercó a la Chica Imantada
-¿por qué  él ya no te ama?-
Ella miró  hacia el otro lado de la calle, sabia de sobra que no podía contestarle viendolo a los ojos.
-Nunca me amó...-
Ella trataba ahora de ser una mejor mujer, de superar a ese idiota y seguir con su vida , pero era difícil, era como si se arrancara una parte de ella misma, odiaba todo esto, como la mayoria de la gente, y lamentablemente a quien ella amaba siempre  preferian a alguien  impresionable, que seimpre  perdonara todo y les diera gusto , alguien común.
Ella nunca lo había sido, y no pensaba empezar ahora, aunque eso significara quedarse sola.



No hay comentarios:

Publicar un comentario