martes, 29 de noviembre de 2011

Querida yo del futuro,
¿No te sientes contenta al saber que todo mejoró? Que toda esa gente que te humilló está por debajo de ti. Que al fin puedes ser feliz. Pero… jamás los humilles, no te rebajes a su nivel. Tampoco los perdones. Recuerda siempre hacer lo que te guste y tener como prioridad el ser feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario