jueves, 15 de diciembre de 2011

Mi tiempo contigo se terminaba, corría, el fin inminente se acercaba. No importa ahora cuanto llore, ni que mi corazón se rompa en mil pedazos, no puedo detenerlo.

Mis páginas en tu libro han llegado a su fin. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario