lunes, 20 de febrero de 2012

Amar.

Alguien dijo alguna vez que cuando nos enamoramos lo hacemos de nuestro reflejo en la otra persona. En ocasiones perdemos la identidad y la cabeza por alguien. Dejamos de ser, para amar. Aunque eso conlleve el gran riesgo de acabar herido. Y cuando todo termina, nos quedamos desnudos, abandonados con nuestros recuerdos.

1 comentario: