martes, 15 de mayo de 2012


Mis manos quedaban manchadas de muerte añeja. No era fácil acostumbrarse a escribir frente a los ojos cerrados de un hombre que dejó de existir hace muchos años, pero cuyos pómulos puedo tocar con tan solo estirar una mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario