lunes, 7 de mayo de 2012

No dejes que el cansancio se adueñe de tu corazón. Aunque domine tu cuerpo, debemos de seguir siendo dueños de nuestro corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario