miércoles, 9 de mayo de 2012

Sin razón.

-El otro día, vagando por mis memorias, recordé aquello que me escribiste… diciéndome como te cambie la vida e incluso tu actitud. Creo que en realidad todo fue no mas que una mentira. Esa forma de ser tuya… jamas cambio-dijo ella mirando a la nada; decepcionada.
 -Pero no te mentí; realmente lo hiciste- replicó el, ofendido.
-¿En serio? Quizá eso cambió con los demás, pero menos conmigo- lo miró confundida.
 -¿Porque lo dices? ¿Que te hice?- acertó a preguntar, como si realmente no lo supiera.
 -Tu frialdad; jamás la abandonaste… parecías mas infeliz que feliz a mi lado. Si te incomodaba tanto mi presencia podías habérmelo dicho y te habría dejado en paz- dijo, con mirada inexpresiva
. -Sabes que alejarme de ti jamas estuvo en mis planes…- suspiró -Lamento haberte hecho sentir mal- chilló.
 -Ya es un poco tarde, no te lamentes en vano; siempre fuiste malo para mentir. Especialmente conmigo, que es con quien mas lo intentaste- masculló al final.
 -¿Porque me dices todo esto?- pregunto herido y confundido a la vez.
 -Porque a pesar de ello, te quiero y quiero que te des cuenta como tu si cambiaste mi vida- confesó ella solemne.
 -¿Que esperas de mi?- preguntó nostálgico.
 -Nada. Hace mucho tiempo que dejé de hacerlo. Porque esperarte se volvió como esperar a que nieve caiga del cielo en este lugar- respondió en un suspiro.


1 comentario:

  1. Cuando eso me ocurrió hace un tiempo (y no quiero decir que todo lo que escribes me pasa, solo esto, tranquil) tarde 4 meses en darme cuenta que fui ridículo, y aunque no me ofendí, si llegue a comprender que había cambiado: me había cerrado a la forma de ser de ella. Y bueno, quizás son las ganas de querer recuperarme de la ofensa de leer una vez mas lo que me mantuvo en cama un tiempo... o la diversión de verte otra vez escribiendo ^^ una de las dos.

    Lindas Lunas

    ResponderEliminar