martes, 21 de agosto de 2012

Día Lluvioso


Podría estar sentada toda la mañana viendo como esta lluvia derrite todo a su paso. La gente se vuelve gris, el mundo se calla por un segundo. Es hermoso.
No entiendo a aquellos que no disfrutan este clima. El frío se cuela en tus huesos, te haces pequeño, y lo mejor de este sin color es que dentro de ti una melancolía crece. Esto no es necesariamente malo.
 Todo lo contrario. Abrazar esa tristeza de vidas pasadas, de noches de insomnio, de palabras que nunca fueron dichas. Es importante recordar esas tristezas, y que mejor que un día de lluvia para hacerlo. 
Yo sonrío frente a este clima, porque dentro de mí disfruto de esta melancolía.
Pero ¿Qué pasa cuando cuentas con compañía? Ese silencio que se crea a su alrededor, esa confianza, esa conexión. Estar uno al lado del otro, cada quien en sus pensamientos, mientras poco a poco sus manos se buscan hasta que se encuentran. Una mirada de cómplices, un abrazo que hace que ese frío de la lluvia se vuelva en algo cálido y acogedor.
No entiendo a la gente que no le gusta este clima, será que no disfrutan la soledad o tienen tanto que ocultar, que un mundo gris sólo los hace recordar.
- A.L.C

1 comentario:

  1. El clima no nos obliga a sentirnos tan nostalgicos como nos gusta a muchos. Pero si influye mucho en la forma como sentimos nuestro alrededor. Es muy lindo sentirse asi mientras llueve.

    ResponderEliminar