lunes, 6 de agosto de 2012

Y me quedaré - sin embargo - con el dolor implícito de no haberte amado, de haberte huido y haberte deseado.
Y te añoraré cada noche, y soñaré con lo que pudimos ser, torturando mi mente cual masoquista profana, anhelando tu carne, queriendo tu alma.

Malaci (Frida del alma mía)

No hay comentarios:

Publicar un comentario