sábado, 22 de diciembre de 2012

Pero...
Siempre hay un comodín. Lo que yo tenía eran los libros. Lo que yo tenía, sobre todo, era el lenguaje que me permitían los libros. Un modo de hablar sobre la complejidad. Un modo de "mantener despierto el corazón al amor y la belleza". 



No hay comentarios:

Publicar un comentario